Archivo de la categoría: Migración a Europa

¡SEÑOR, SÁLVAME! Mt 14,22-33

“Señor, sálvame” Pedro las gritó llorando mientras se hundía en su mar de negaciones.                   

Publicado en MATEO, Migración a Europa, Mons. Santiago Agrelo | Deja un comentario

A LA IGLESIA DE TANGER

Doy gracias a mi Dios por vuestra fe, por vuestro trabajo, por vuestra entrega, por vuestra vida.                                

Publicado en Migración a Europa, Mons. Santiago Agrelo | Deja un comentario

Leprosos… amados.

“Y allí me hubiese quedado hasta que la muerte amiga viniese a quedarse con mi impureza y mi soledad, con mi enfermedad y mi pecado, con mis miedos y mi desesperanza.” El texto completo, que recomiendo leer, lo podéis  encontrar … Seguir leyendo

Publicado en Migración a Europa, Mons. Santiago Agrelo | Deja un comentario

Bajar a las entrañas de la fe

Todos cerramos los ojos en nombre de nuestro derecho a no mirar, lo que no queremos ver.

Publicado en Migración a Europa, Mons. Santiago Agrelo | Deja un comentario

Parábola de la indiferencia globalizada

“La  Iglesia  evangelizará  al  mundo, mediante  un  testimonio  vivido  de fidelidad a Jesucristo, de pobreza y  desapego de  los bienes   materiales,   y de libertad frente a los poderes del mundo.”   La Nueva Evangelización para la transmisión de la fe cristiana

Publicado en Migración a Europa, Mons. Santiago Agrelo | 1 Comentario

El poder del amor

Los pobres, que en ti se han encontrado con Cristo, irán diciendo contigo… Para leer el texto completo, cosa que recomiendo, pinchar en: http://www.vidareligiosa.es/blogs/guantedeseda/

Publicado en Migración a Europa, Mons. Santiago Agrelo | Deja un comentario

Éste es el mandato que he recibido

“Danos entrañas de misericordia ante toda miseria humana, inspíranos el gesto y la palabra oportuna frente al hermano solo y desamparado, ayúdanos a mostrarnos disponibles ante quien se siente explotado y deprimido. Que tu Iglesia, Señor, sea un recinto de … Seguir leyendo

Publicado en Migración a Europa, Mons. Santiago Agrelo | Deja un comentario