QUIEN SE ATREVE A CONDENAR, NO HABLA EN NOMBRE DE DIOS Jn 8,1-11

Si los pescaron «in fraganti», ¿dónde estaba el hombre?  

(La Ley mandaba apedrear a ambos).


Actualización de trabajos anteriores

Esta entrada fue publicada en JUAN. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s