EL JUICIO FINAL Mt 25,31-46

«Venid, benditos de mi Padre, porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber…»

     

Esta entrada fue publicada en MATEO. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario