DIGNIDAD DEL CUERPO HUMANO

Si el hombre pretendiera ser sólo espíritu y quisiera rechazar la carne como si fuera una herencia meramente animal. espíritu y cuerpo perderían su dignidad.

              

Esta entrada fue publicada en DEUS CARITAS EST. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario