EL ATARDECER DE LA VIDA (3)

El jubilado puede vivir más despacio, con más sosiego y calma, dedicando tiempo a la reflexión…

Esta entrada fue publicada en El atardecer de la vida. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario