LA CASTIDAD DEL ENVIADO (Primera parte)

Los evangelios no presentan a Jesús retirado del mundo, sino enviado al mundo, caminando entre los hombres.

Esta entrada fue publicada en La castidad del enviado. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s