(5) Abrir el corazón

El  hombre vive  prisionero  de  su finitud, de la cotidianidad, de la mezquindad, de la palabrería, de la muerte.

Captura de pantalla 2014-02-10 09.08.38

descarga_ppt

Esta entrada fue publicada en Catequesis de la Oración. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s