(1) Introducción

La oración es  para la mayoría de los cristianos una asignatura pendiente.  Muchos siguen en aquello de…  “cuatro esquinitas tiene mi cama…”   otros,  ya olvidaron lo poco que se les enseñó.  

Esta serie  va a requerir, gran esfuerzo y tesón,   de todos aquellos  que quieran sinceramente  aprender a orar.   No se trata de abrir un PPS  de tres minutos y pensar…  “qué bonito”    Es  necesario que  durante esos tres minutos, seamos capaces de desconectar de todo nuestro entorno y  dejar que las palabras nos penetren hasta el fondo.  Es importante,  también, establecer un hábito,  entrando en cada uno de los temas,  cuantas veces  lo sintamos necesario.

Rezar es difícil. De hecho, la oración es el lugar por excelencia de la gratuidad, del tender hacia el Invisible, el Inesperado y el Inefable. Por eso, para todos la experiencia de la oración es un desafío, una «gracia» que invocar, un don de Aquel al que nos dirigimos.”  Catequesis sobre la oración  Benedicto XVI

Probablemente, nunca aprendamos a orar, pero  al menos,  lo habremos intentado.  Dios  no nos puede pedir más.

Mi agradecimiento a  D. Antonio Bravo Tisner ,  párroco de San León Magno (Madrid) Todos los  textos de esta serie, que hoy empezamos,  han sido recogidos de su página.

http://parroquiasanleonmagno.wordpress.com/

Captura de pantalla 2014-01-08 07.49.23

descarga_ppt

 

Esta entrada fue publicada en Catequesis de la Oración. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s